El lugar y el espacio como pertenencia

Esta diferenciación en la alteridad puede hacer bulla al momento de entrar al estadio de fútbol, y a su vez, puede servir de referente ante ‘los otros’, aquellos que no comparten esta identidad, ni estos colores, y que además, son nuestros adversarios tanto dentro como fuera del estadio; esto sólo alude a un ‘nosotros’ que no son ‘ustedes’, y que parte del ‘sentimiento’ de igualdad entre ‘nosotros mismos’.
Esta identidad propia juega un papel importante a la hora de desentrañar ciertos factores que tienen que ver como catalizadores de la misma pertenencia; éstos, a su vez, construyen otros referentes sociales por medio de los mismos procesos de reconfiguración de un eje, representado por el estadio, y que parte de la relación que pretende clasificar y diferenciar la construcción de fronteras. En principio, éstas son simbólicas, pero también trascienden hacia aparatos discursivos de cada uno de estos espacios físicos por lo que la ‘frontera simbólica’ de la ‘barra’ como creadora de etiquetas reafirma una identidad; de la misma forma que lo hace la recreación y construcción de similaridades y diferencias, entre una u otra ‘barra’, ya sea al interior del mismo equipo o al exterior de cualquier otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores